UN LENENSE PROINASTUR MERMADO Y PLANO CAE EN «SANTA CRUZ» (1-0)

GIJÓN | DOMINGO 31 DE MARZO DE 2024

El primer equipo de la Sociedad Deportiva Lenense Proinastur ha vuelto a caer derrotado por la mínima, esta vez a domicilio, tras perder por 1-0 en su visita al Gijón Industrial, en el choque correspondiente a la vigésimo séptima jornada de la Tercera Federación.

Una certeza y una sensación, que seguramente se conectan. La certeza es que el cuadro de Héctor Suárez llega al sprint final de Liga mermadísimo de efectivos por las lesiones, que se han juntado y muchas son lo suficientemente graves como para ser irrecuperables de aquí al final de campaña. La sensación es que los verdiblancos están faltos, más que de físico, de ideas futbolísticas para hacer daño al contrario.

El partido de esta tarde en «Santa Cruz», flojo de calidad y ritmo, se pareció al de la semana pasada contra el Ceares en «El Sotón» en una cosa: justo antes de encajar el tanto de Naya, en el minuto 22, un defensa fabril rebañó sobre la línea un cabezazo conectado por Dani Pérez, adelantándose al guardameta local y la defensa en una indecisión, que iba «llorando» a gol.

A partir de ahí, una pérdida, un balón mal defendido en el costado, ayudas tardías y marcajes de lejos y cuando a Naya le das un metro para que se revuelva dentro del área, puede que perdone una, como pasó en el 10′ en un tiro flojo que desvió Javi Doldán, pero dos, normalmente, no.

Con más de una hora de juego por delante el Lenense Proinastur no fue capaz de volver a inquietar el arco defendido por Nico. La construcción de Fútbol era nula y casi todo se limitaba a balones largos a Jandro, que se hartó a correr, pero poco más. Peor todavía fue cuando los nuestros pasaron a jugar con diez al lesionarse Álvaro Sánchez y no disponer Héctor Suárez en el banco nada más que de Berto Fernández, al que prefirió no usar por no mostrar buenas sensaciones.

Así pasaron los minutos hasta el pitido final, quitando una transición del Indus, que pudo hacer el segundo de no haber sido por un toque de Doldán con el pie.

A ver si espantamos pronto esta especie de crisis de postsubidón tras la victoria ante el Sporting Atlético, porque vaciar la enfermería será casi imposible, y el Lenense Proinastur vuelve a ser un equipo reconocible, con alma y empuje que consiga esa victoria que de una tranquilidad clasificatoria que podría acabar siendo definitiva.

Leave a Reply