UN HEROICO LENENSE PROINASTUR ROMPE LA MALDICIÓN DE “SANTA CRUZ” (0-1)

JOVE (GIJÓN) | DOMINGO 24 DE OCTUBRE DE 2021 | FOTOS: PILAR ESTRADA

El primer equipo de la Sociedad Deportiva Lenense Proinastur continúa con su racha como invicto (ya son diez jornadas) y de triunfos en Tercera RFEF tras obtener este mediodía en el campo de “Santa Cruz”, ante el Unión Deportivo Gijón Industrial, el cuarto consecutivo, en esta ocasión por 0-1.

Ganar, incluso puntuar en el feudo fabril era una vieja cuenta pendiente para los verdiblancos que se unía a la posibilidad de verse, al menos al término de una jornada, en los puestos de lucha por el ascenso.

El cuerpo técnico encabezado por Alfonso Arias parece estar sabiendo canalizar a la perfección esas energías para que se genere motivación y no presión en la plantilla y eso se ha visto perfectamente hoy en la puesta en escena de los de Lena sobre el sintético gijones. A los cinco minutos, ya habían terminado cuatro jugadas, la más peligrosa, un balón colgado a la espalda de los centrales del Indus que Ryduan cabeceó anticipándose a la salida por alto de Álex muy cerca del poste.

Tuvieron que pasar unos diez para ver a los locales inquietar el área de la portería defendida por Dani Fernández, que se estrenó desviando a córner un disparo durísimo de Iker Alegre.

De un saque de banda que parecía poco trascendental, Berto Arias, que está de dulce, se sacó en el 18′ el tanto de la victoria. Recibió en tres cuartos de cancha, se giró y, aprovechando el botepronto con el que controló el esférico, armó un tiro con el empeine que, dejó con el molde al arquero gijonés.

La primera réplica de los anfitriones, que movían la pelota con criterio buscando grietas en el orden defensivo verdiblanco, fue un tiro libre de Ricky Navarro que recibió la pertinente respuesta de Dani Fernández, dos manos y a córner.

Según se acercaba el descanso, el Lenense Proinastur fue aflojando el nudo que los albigranas le tenían atado al cuello y volvió a respirar inclinando el juego hacia el campo contrario.

Poco antes del descanso, el colegiado Ballesteros de la Rubia le perdonó la segunda tarjeta amarilla a Baba por una patada a Pablo Sánchez, piedad que no tendría a los cinco minutos de la reanudación con el verdiblanco Madou, por obstaculizar el saque de una falta.

Tocaba apretar los dientes durante los cuarenta y cinco minutos que quedaban para el 90′, más seis que al final se añadieron, ante un rival con entidad y calidad, en territorio hostil, con una grada que apretaba y un árbitro que no parecía tenerlo todo controlado, aunque, las cosas como son, lo primero que hizo fue amonestar por simular penalti al local Ricky Navarro.

Y es que los instantes inmediatamente posteriores a la expulsión del malí fueron los de mayor sufrimiento. Ahí fue también cuando Ofon estrelló un balón en la parte externa del poste de la portería verdiblanca.

Poco a poco, el Lenense Proinastur se fue aclimatando al acoso y derribo del Gijón Industrial, que pudo haberse disuelto de un plumazo si Pablo Sánchez, tras una gran jugada del sobresaliente Luismi, o Pedro Cejudo, que ajustó mal su testarazo, libre de marca, tras una falta lateral, hubieran atinado con el 0-2, pero el marcador no volvería a moverse.

Leave a Reply