TARDE Y MAL (2-0)

EL ENTREGO, SAN MARTÍN DEL REY AURELIO | SÁBADO 27 DE ENERO DE 2024

El primer equipo de la Sociedad Deportiva Lenense Proinastur ha vuelto a caer fuera de casa, en esta ocasión 2-0 ante el del L’Entregu Club de Fútbol, en el choque, correspondiente a la decimoctava jornada de la Tercera Federación, que se ha adelantado a la tarde de hoy.

Si para un equipo como el nuestro, además mermado, el desafío de sacar algo positivo del “Nuevo Nalón” es difícil haciendo las cosas bien, roza lo marciano pensar en hacerlo con un arranque tan horripilante como el de hoy, falto de todo, en el que los verdiblancos ya perdían 2-0 a los doce minutos producto de dos jugadas calcadas, una por cada flanco. Progresión a base de pases por banda como cuchillo en mantequilla centro al corazón del área y, entrando desde atrás sin nadie haciéndose cargo de nada, primero Óscar Fernández y, luego, Mundaka, habían remachado la red y el partido, en un altísimo porcentaje. 

Como estar peor plantado era difícil, el Lenense Proinastur sólo podía mejorar y lo hizo tímidamente. Monasterio, tras un robo en la línea de medios, optó por ensayar el disparo a cinco metros de la frontal, pero Alberto Benito reaccionó bien abajo para conjurar el peligro.

En el 32’, Javi Doldán detuvo el primero de los dos penaltis que paró esta tarde, dando pie a las otras dos ocasiones de acortar distancias que tendrían los de Héctor Suárez en todo el partido. 

La más clara fue una falta muy lejana, ligeramente volcada a la izquierda, que Mateo González estampó en el larguero entreguín. De suerte, también vamos bastante justos, para que engañarse.

Luego, en otra falta parecida, pero colgada, Alberto Benito no logró blocar el esférico, aunque su rechace en área pequeña fue despejado por la zaga de casa antes de que pudiera llegar a meter el pie ningún futbolista verdiblanco, hoy negrillo.

Tras el descanso, Héctor Suárez metió un triple cambio que asumía los errores de bloque y del planteamiento. Entre eso y que a L’Entregu el ida y vuelta no le iba mal, se equilibraron algo las tornas.

La segunda pena máxima desviada por Javi Doldán, a los cinco minutos de la reanudación, mantuvo mínimamente la emoción, aunque el Lenense Proinastur, mejor con el balón que en el primer acto, paradójicamente, apenas inquietó el arco de los de Adrián González, que gozaron de algún remate más para haber engordado su cuenta, pero sin coger portería. 

Como a este Lenense, a día de hoy, más adelante veremos, no le da para romper la lógica clasificatoria y rascar puntos a rivales de la primera mitad de la tabla, tendrá que seguir jugando finales, y más en casa, ante los rivales por la permanencia, como la del próximo domingo a mediodía ante el Barcia. Si alguien, dentro o fuera del campo, piensa que va a ser fácil, no puede estar más equivocado. El equipo necesita encontrarse y encontraros a todos en «El Sotón» dispuestos a luchar.

Leave a Reply