NO HAY VICTORIA SIN SUFRIMIENTO (2-1)

POLA DE LENA | 31 DE MARZO DE 2019 | FOTO: PILAR ESTRADA

El primer equipo de la Sociedad Deportiva Lenense Proinastur ha vuelto a ganar cuatro semanas después al imponerse al Andés Club de Fútbol por 2-1 en el partido, correspondiente a la trigésimo primera jornada de la Regional Preferente, que se ha celebrado este mediodía en el Estadio Apptelo Sotón de Pola de Lena.

Sufriendo. Como casi siempre en esta categoría y, en nuestro caso, por no gozar de algo más de efectividad, aunque fuera un pelín, para sentenciar dejando lejos a los rivales en el marcador.

Porque la primera parte dio de sobra para ello. Los de Alfonso Arias salieron responsabilizados y sabedores de que hoy fallar era empezar a avistar los premios de final de temporada demasiado lejos, por mucho que se diga que queda mucho, y pronto empezaron a generar situaciones de peligro en torno al arco defendido por Pallasá, que tuvo que intervenir nada más empezar para desbaratar sendos remates de Miguel Pérez. En el minuto 6, una buena combinación entre Héctor y Luis del Río terminó con un centro del lateral que Álvaro remató lamiendo el poste.

Justo cuando se había agotado el arreón inicial de los verdiblancos, ese del que, casi por tradición, siempre goza quien hace de local durante el primer cuarto de hora, vino el 1-0. Un córner del laboratorio de Fonso que Pablo Sánchez sublimó con un zapatazo teledirigido a la escuadra más cercana de los naviegos.

El Andés estiró líneas tras ver perforada su portería y ahí llegó su primer tiro con peligro, un disparo de Luiña flojo y desviado, y el 2-0, tras una buena combinación al primer toque de varios futbolistas del Lenense Pronastur por la izquierda que terminó, mundo al revés, con una asistencia de Luis del Río al hueco para que Sergio Villanueva, con esa tranquilidad que pone nervioso al que lo ve desde fuera, batiera en el “mano a mano” la portería visitante.

2-0, el resultado más peligroso y engañoso del fútbol porque un gol, y más cuando vienes de unas semanas un poco atascado, te hace dudar de todo. Antes del descanso lo pudieron romper para los azulgranas Sergi, que disparó alto tras llevarse hábilmente el esférico con la mano sin que el árbitro ni la asistente se percatasen de ello, e Israel, que tiró desviado tras un pase filtrado ante la buena salida para tapar de Abraham y, por parte local, Sergio Villanueva, que dispuso, al menos, de otro par de opciones de batir a Pallasá en el “cara a cara” y Luis del Río, que lo probó desde lejísimos, con toda la intención ante la posición adelantada del portero, pero sin la fuerza y la dirección correctas.

El segundo acto nació con pulsaciones bajas y poco Fútbol. La desconfianza fue metiendo al Lenense Proinastur demasiado atrás, aunque Pablo Sánchez, en un remate libre de marca a centro llovido de Villanueva, pudo dejarlo todo visto para sentencia en el minuto 53′. Cinco después, el 2-1. Balón al hueco, dudas, tiro cruzado de Álex Lanza, gol y a sufrir.

Con la mandíbula del equipo todavía resentida del golpe, Pablo Sánchez gozó de un par de buenas faltas desde fuera del área, pero una se fue contra la barrera y otra por encima del larguero de un Andés que lo confío todo a meter el balón en el área de los de Lena cuanto antes para generar nervios, sorprender o pillar alguna “segunda jugada”. El Lenense Proinastur intentó alargar sus posesiones lo más posible para controlar el ritmo al que se bailaba y hacer que el reloj marcase las horas algo más rápido.

Lo cierto fue que el agobio vino más por el marcador estrecho que por propio Andés, que también, aunque fue su guardameta el que tuvo que volver a lucirse metiendo la punta de los dedos para desviar una pelota que olía a gol tras salir del pie de Luis del Río. Aún restaban diez minutos más el descuento y esa fue, ahora que quien escribe lo hace con el corazón a un ritmo compatible con la vida, la última gran ocasión del partido.

FICHA DEL PARTIDO

Deja tu comentario