LAS PRIMERAS ALARMAS SALTAN EN VALLOBÍN (2-0)

OVIEDO | 15 DE NOVIEMBRE DE 2020

El primer equipo de la Sociedad Deportiva Lenense Proinastur ha vuelto a caer derrotado, en esta ocasión por 2-0 ante el del Club Deportivo Vallobín, en el encuentro, correspondiente a la jornada 5 del Subgrupo 1 de la Tercera División asturiana, que se ha celebrado este mediodía en Oviedo.

Un doblete de Manolo, que, paradójicamente, golpeó a los de Alfonso Arias en sus mejores momentos del partido, sirvió a los ovetenses para sumar sus tres primeros puntos y a los verdiblancos para sembrar cierto aire de preocupación.

Cuentan quienes gozaron de una acreditación para seguir el choque, el del reenganche a la competición, el primero “a puerta cerrada” (de los muchos que parece que va a haber para escarnio de las arcas de los clubes), que los de Lena mejoraron la imagen que dejaron en el debut en Grado, lo cual era más obligado que difícil, pero que, aún con ratos de superioridad aparente, en ningún momento lograron acoplarse ni al escenario ni a un rival que supo siempre lo que tocaba hacer.

El 1-0 llegó a siete minutos del descanso, casi a renglón seguido de una ocasión de Luis del Río que un defensa sacó sobre la línea cuando se cantaba el gol visitante. Y el, a la postre, definitivo 2-0 puso fin a un buen cuarto de hora de arranque de segundo tiempo de los verdiblancos, incluidas dos buenas opciones para empatar de Cristian de la Mata y Julio nada más reanudarse la contienda.

A partir de ahí, entre la “mandíbula de cristal” de unos y el oficio de otros poco más sucedió que una ocasión que pudo suponer el triplete de Manolo.

Dos partidos en Liga, dos derrotas, cero tantos a favor, cinco en contra… Números malos, independientemente de los rivales, y sensaciones poco halagüeñas que ya han encendido algunas alarmas en “El Sotón”. No es el qué, es el cómo. Porque este año demasiado especial tiene que sacar lo mejor de todos, cada uno en su parcela, y desde el principio, ya que una competición tan comprimida no da tiempo a aprender y, mucho menos, a aprender a competir.

Leave a Reply