LAS PESADILLAS QUE AÚN NO CESAN (3-0)

GIJÓN, 24 DE FEBRERO DE 2019 | FOTO: Iván Arias

Domingo horrible para rematar una semana no menos horrible del primer equipo de la Sociedad Deportiva Lenense Proinastur, que ha caído derrotado por 3-0 en su visita al TSK Roces, perdiendo hasta la diferencia en el golaverage particular conseguido por los de Alfonso Arias en la ida. 

Que el partido iba a ser mentalmente difícil, lo teníamos claro. Quieras o no quieras, todo lo sucedido el fin de semana pasado, la derrota, las sanciones, revolotean por las cabezas y si encima encajas un gol en el minuto 2, como sucedió, te sienta como un torpedo en la línea de flotación. Tocaba jugar contracorriente. 

El partido estuvo muy trabado hasta que, mediado el primer tiempo, los de Alfonso Arias empezaron a entonarse. Berto, a pase de Sergio Villanueva, hizo trabajar en serio por primera vez a Jesús Lastra, que respiró aliviado cuando, a la media hora, el árbitro del encuentro, Agoutim Boulmater, de la delegación de Oviedo, hacia sonar su silbato, con Pablo Sánchez derribado en el área, para parar el juego y amonestar al mierense en lugar de señalar penalti, como creía que iba a suceder toda la grada y todos los jugadores que merodeaban la acción.

Tras el descanso, el choque renació igual de trabado. Hubo que esperar casi un cuarto de hora de brega y centrocampismo para ver los primeros acercamientos con peligro del segundo acto. 

Tras una falta botada por Miguel Pérez que se marchó lamiendo un poste, Jesus Lastra firmó la primera parada de su recital de esta mañana, bien abajo, tras una gran jugada de Adri. 

El Lenense Proinastur dominaba, pero no encontraba las vías para hacerle daño de verdad a un Roces cada vez más armado en campo propio, sustentado por un portero de categoría superior y esperando dar sentencia al partido en una contra que se antojaba inevitable con el Lenense Proinastur más expuesto con el paso de los minutos. Acabó llegando a la media hora. A Pablo Argüelles no le quedó más remedio que derribar a un contrario en la frontera del penalti, que Aitor transformaría en el 2-0 desde los once metros.

Todo lo que pudiera pasar ya, solo podría ser malo para los de La Pola. Y lo peor no fue encajar al final el 3-0, el segundo de Aitor, lo peor fue que Pablo Sánchez vio una segunda amarilla, esta menos o nada contestable, que significó su expulsión y, por tanto, le impedirá disputar, en un nuevo momento crítico de la temporada, el choque del exilio ante el Turón que, finalmente, se celebrará el próximo domingo a las 12:00 horas en el estadio “Hermanos Antuña” que, muy amablemente, nos ha cedido el Caudal de Mieres, como estaban dispuestos a hacerlo decenas de clubes de todas las zonas de Asturias que sí respetan el trabajo de la directiva y la historia y el escudo de este club.

FICHA DEL PARTIDO

EL FILIAL TAMBIÉN CAYÓ EN ABLAÑA (3-1)

No vinieron mejores noticias desde el campo “Santa Bárbara”, donde el Lenense Proinastur “B” también terminaría perdiendo, por 3-1, ante el Santa Marina.

Los mierenses generaron un montón de ocasiones en en el arranque de la primera mitad, pero no lograron perforar la portería de Diego hasta el psicológico filo del descanso, por mediación de Miguel Ángel.

Tras pasar por el vestuario, los chavales de Baquero salieron con otro brío y decididos a por el empate, pero cuando más agobiado andaba el Santa Marina, tras un saque de banda mal defendido y un rechace del portero, llegó el 2-0 de Jaime que sonaba a sentencia.

El filial se agarró al partido y a la lucha por los puntos gracias al gol de Mel. A punto estuvo de empatar en una jugada de Álex Monsalve, pero este fue derribado en la frontal, en el momento supremo del “mano a mano”, sin que el colegiado apreciara falta. Pablo, en la última jugada hizo el 3-1 en el último segundo.

Carlos García Baquero alineó de salida el siguiente once: Diego; Guido, Álvaro, Samuel, Dani; Xulio, Mel, Fidel, Javi; Cristian y Álex Monsalve. También participaron, saliendo desde el banquillo, Raúl, Fran y Sergio Bellón.

Deja tu comentario