EL MOSCONIA DESCUBRE UN LENENSE DESCONOCIDO (3-0)

GRADO | DOMINGO, 18 DE OCTUBRE DE 2020

El primer equipo de la Sociedad Deportiva Lenense Proinastur ha empezado con derrota su decimoséptima temporada en Tercera División, tras caer por 3-0 en su visita al Club Deportivo Mosconia.

Más que decepcionante, preocupante la imagen que ha ofrecido en este debu el conjunto verdiblanco. Ni el bochorno que acompañaba esta tarde ni las bajas, por muchas e importantes que fueran, restan deméritos a lo acontecido sobre el césped del “Marqués de la Vega de Anzo”, ya que los de Alfonso Arias estuvieron muy lejos de competir al nivel que pueden y deben llegar a hacerlo y que ya demostraron la campaña pasada y , sin ir más lejos, en Copa RFEF ante el Tuilla.

La contienda arrancó equilibrada, pero en el primer error evitable, llegó el 1-0 de Wilmer, que acabaría firmando un triplete. Presión a un balón de espaldas, pase perpendicular y, con sangre fría en el “mano a mano”, gol. Corría el minuto 25.

El Lenense Proinastur pareció reaccionar con un par de tiros desviados en el último momento por la zaga moscona antes de que llegaran a portería, sobre todo uno de Berto Arias a la media vuelta que se acabaría marchando a córner.

Apenas habían pasado diez minutos del primer mazazo cuando llegó el segundo. La zaga del equipo de Lena, hoy de negro, no acertó a despejar con contundencia un balón embarullado en el área que Wilmer si cazó para alojarlo de nuevo en la red de Javi Torres.

Casi nada más sacar de centro, Varietti desbordó por banda y puso un balón fuerte para la cabeza de Berto, que no pudo dirigirlo del todo bien y se iría lamiendo el poste.

Tras el descanso, el Mosconia salió intenso para abortar de raíz cualquier intento de borrón y cuenta nueva de los lenenses y, a los cinco minutos de la reanudación, casi lograron sentenciar tras una jugada básica de prolongación en un saque de banda.

Ahí empezaron los únicos momentos potables del Lenense Proinastur hoy, donde sí tuvo ocasiones más que claras para convertir y meterse en la lucha por los puntos, pero ni Jairo, de volea en el segundo palo, ni Varietti, en una posición algo escorada, ni Jose Santullano, en un “cara a cara” con el guardameta mal resuelto, lograron hacerlo.

Restaba poco menos de media hora cuando Wilmer redondeaba su espléndida tarde con el, a la postre, definitivo 3-0, posiblemente en fuera de juego. A partir de ahí ni los locales quisieron ir ni los visitantes lograron rehacerse para maquillar un marcador, insistimos, bastante menos preocupante que la propia imagen ofrecida.

Leave a Reply