LA ANSIEDAD, LOS ERRORES Y EL URRACA PUEDEN CON EL LENENSE PROINASTUR (0-2)

POLA DE LENA | DOMINGO, 2 DE OCTUBRE DE 2022 | 📷Ana Belén Busto 

El primer equipo de la Sociedad Deportiva Lenense Proinastur ha sufrido este mediodía su primera derrota de la temporada tras caer ante el Urraca Club de Fútbol por 0-2 en el choque, correspondiente a la cuarta jornada de la Primera RFFPA, que se ha celebrado este mediodía en el Estadio ALTOSDEMONTECERRAO.COM – El Sotón de La Pola.

En realidad el partido empezó siendo lo que se esperaba. Un duelo intenso, de mucha brega, de mucho respeto y de pocas áreas que de entornarse a favor de alguno de los contendientes sería por detalles. La única ocasión local fue una posibilidad de «mano a mano» en la que a Pablo Sánchez se le escapó el control y la única del Urraca fue el 0-1, un córner mal defendido y cabeceado entre el punto de penalti y la frontal de la pequeña, casi sin necesidad de saltar, por el central visitante Nico Vega. Ahí estuvo el primer detalle, un balón parado. Luego vinieron más.

Casi nada más reanudarse la contienda, en el minuto 48, el colegiado Ordóñez Sua´rez, que se mostró muy alterado durante toda la mañana, cumplió con lo que venía avisando, casi amenazando, desde el pitido inicial y expulsó de una tacada al míster local, Héctor Suarez, y al delegado, Carlos Domínguez. Entre el desquicie y que el Urraca supo manejar perfectamente el tempo, el escenario y la altura del listón arbitral para que se jugara con la continuidad que le convenía, el Lenense Proinastur se fue consumiendo sin que los cambios, el ánimo de la grada o una jugada aislada de buena suerte lo pudieran evitar.

Que todo estaba de que no terminó de confirmarse con un desgraciado despeje, cuando la pelota se perdía por banda a favor, que acabó convirtiéndose en el inicio de contra mortal y en el 0-2 definitivo, obra de Angelo.

Caer ante un rival con el que lleva vidas paralelas, también recién descendido y con una plantilla confeccionada para el ascenso, entraba, faltaría más, dentro de las posibilidades, pero la lección que arroja esta derrota ha de ser mucho mayor y profunda para los de Héctor Suárez ahora que todavía se está a tiempo de todo, también de corregir vicios para moverse por una categoría demasiado igualada y especial y tan larga que no sólo cuenta lo futbolístico. Únicamente aquellos que se muestren sin ansiedades, templados y pacientes cada domingo a la hora de gestionar cada balón, cada marcador, cada éxito y cada revés podrán aspirar a cosas bonitas.

Leave a Reply