EMPATE JUSTO, PARTIDO FRÍO (0-0)

LANGREO | MARTES, 22 DE SEPTIEMBRE DE 2021 | FOTOS: PILAR ESTRADA Y PABLO REQUEJO

El primer equipo de la Sociedad Deportiva Lenense Proinastur ha empatado sin goles ante el Unión Popular de Langreo “B” en el choque, correspondiente a la cuarta jornada de la Tercera RFEF, que se ha celebrado esta tarde en el Estadio “Nuevo Ganzábal”, que presentó una floja entrada.

Los de Alfonso Arias se traen un punto del primero de los seis compromisos intersemanales que tendrá que disputar en esta Liga, por caprichos del calendario todos como visitante.

Los verdiblancos le entraron muy bien al partido y suya fue, sin discusión la primera mitad de la primera mitad. La opción de gol más clara llegó al cuarto de hora tras un buen centro de Pablo Sánchez, al que sólo le podían parar a base de faltas, que Berto Arias logró controlar dentro del área, hacerse el hueco, pero su disparo final con la zurda salió demasiado centrado y permitió que Pelayo Cienfuegos desbaratara el peligro.

Con el paso de los minutos, los de casa se fueron asentando e intentaban hacer daño a base de tener el balón para atraer a los nuestros y desnudarles la espalda con el fin de filtrar envíos. En uno de ellos, hubo susto gordo para el marco que hoy defendió Iván Torres, pero afortunadamente se quedó en eso, en un susto.

Al poco de reanudarse la contienda tras el descanso el guardameta verdiblanco sí que tuvo que lucirse de verdad en otra acción semejante para salvar el que podía haber sido el 1-0. Fue la única ocasión clara para los azulgrana en un segundo acto donde intentaron imponer, pero sin alegrías, su ritmo y su vigor de juventud a la espera de que fueran los de Lena los que se desordenaran o cometieran algún error puntual.

Con los cambios, los nuestros ganaron en frescura y presencia en el campo rival. En la última acción del choque, una peinada de Ryduan dejó a Pibe solo ante Cienfuegos, pero su tiro, algo escorado, fue rechazado por el portero para que no se moviera el 0-0 que acabaría resultando definitivo y, para qué engañarnos, también justo.

Leave a Reply