EL TUILLA ELIMINA AL LENENSE PROINASTUR RENTABILIZANDO SU “DINAMITA”

MIÉRCOLES, 23 DE SEPTIEMBRE DE 2020

En un Estadio “El Sotón” con todo perfectamente organizado, siguiendo los protocolos sanitarios del COVID-19, pero con una entrada algo más floja de lo esperado en el regreso del Fútbol oficial (unos 150 espectadores, los visitantes de Manolo Simón, un plantillón que aspirará al ascenso a la que se denominará Segunda División RFEF, impartieron una lección que ha de servir para toda la temporada: los errores en Tercera, y más ante estos equipos, se pagan con todo.

El envite arrancó con unos minutos de tanteo que Cristian de la Mata cerró con un intento de chilena desde la media luna del área que quería darle sentido a un balón que bajaba “llovido”. Este acabó llegando manso a las manos de Raúl.

Al cuarto de hora, Kike Fanjul ensayó un disparo lejano que Doldán no pudo atajar y el esférico escupido lo desvió con la puntera Jandro, muy atento, para establecer el 0-1.

Durante buena parte del primer acto, ya no sólo por el marcador, los arlequinados dieron la sensación de ser un equipo superior al Lenense Proinastur, pero en los últimos cinco minutos los de Alfonso Arias empezaron a recordar a aquel equipo intenso y agobiante del año pasado. Así, en un saque de banda “made in Carlos”, Cristian de la Mata y Jairo, casi al alimón, remataban mordido un balón franco que acabó marchándose fuera por poco.

Tras el paso por los vestuarios los verdiblancos subieron todavía una marcha más y empezaron a coleccionar acercamientos y ocasiones de peligro ante el arco dinamitero.

Un servicio desde la banda peinado por Cristian que fue sacado bajo palos por la zaga langreana (50′); otro remate a la media vuelta del ariete manchego que se marchó lamiendo el poste derecho (51′); una volea alta y un golpe franco directo y lejano de Luis del Río repelido de puños por Raúl (52′ y 61′)…

La desgraciada lesión de hombro de Carlos Blanco, que estaba revolucionado la fase atacante de los de casa en el cuarto de hora que pudo participar, no frenó el impetu del Lenense Proinastur que siguió asfixiando al Tuilla hasta que Luis del Río, por fin, en el 72′, acertó a empujar a placer a la red una pelota que quedó suelta.

Con el 1-1 y el tiempo que restaba había licencia para soñar con pasar ronda para los de Fonso, pero entre el oficio del Tuilla y la lesión de Rodri Álvarez, la contienda entró en otra fase que se cerró con el 1-2, un voleón imparable de Nacho Méndez, y otro tirazo a la cruceta, a balón parado, de Kike Fanjul.

Hubiera sido ya un castigo excesivo para un Lenense Proinastur que, como suele ocurrir en pretemporada, coleccionó luces y sombras de las que deberá tomar buena nota y aprender para terminar construyendo un equipo sólido que tenga sus opciones y sus momentos para ganar cada domingo.

Leave a Reply