EL LENENSE PROINASTUR SE SALVA, PERO A SU MANERA (1-2)

POLA DE LENA | DOMINGO, 21 DE MARZO DE 2021 | FOTOS: Pilar Estrada

El primer equipo de la Sociedad Lenense Proinatur ha asegurado la Tercera División RFEF para la próxima campaña tras derrotar a la Sociedad Deportiva Navarro en su campo de “Tabiella” por 1-2 y que se diera uno de los marcadores que le hacían falta en el “Muro de Zaro”, la derrota del Praviano ante el Avilés Stadium (1-0).

La parroquia de Valliniello ha vuelto a ser un lugar mágico para todos los verdiblancos, pero lo de hoy, ha rozado la apoteosis no sólo por lo logrado, sino por cómo se ha conseguido.

Desde el arranque, en medio de una sucesión interminable de duelos y de disputas, lo esperado, los de Alfonso Arias dieron la sensación siempre de estar en la contienda ligeramente mejor que su rival.

Mediado el primer acto llegó el primer punto caliente del partido. El central Abel realizó un cambio de juego en diagonal hacia la incorporación de Carlos Blanco, que fue arrollado dentro del área durante su carrera tras el control. La responsabilidad de lanzar un penalti tan importante fue asumida por Jose Santullano que eligió hacerlo por el centro, pero el guardameta local, Piquero, en su caída hacia uno de los lados, sacó un pie que resultó salvador para los suyos y que dejaba, cómo no, tocado en su ánimo al centrocampista del Lenense Proinastur.

El “guionista”, que hoy se gustó durante las dos horas de thriller en Avilés, con Valliniello y Llaranes como platós, quiso que, faltando cinco minutos para el descanso, el Avilés Stadium hiciese su gol, de tal manera que quien ganara en “Tabiella” se haría el acreedor de la salvación. Y quiso también que tres’ después el Praviano fallara un penalti. Y quiso, en ese mismo instante, que Jose Santullano pasara de villano a primer héroe de la tarde. Al filo del descanso, Carlos Blanco y Pablo Sánchez hicieron una jugada muy tipo Messi – Jordi Alba, salvando las distancias, para que el pase atrás del mierense lo alojara Jose Santullano, viniendo desde atrás, en el fondo de la portería azulgrana.

Tras el descanso el Navarro dio los pasos adelante necesarios para intentar, cuanto antes, lograr el empate porque, de llegar, el “factor campo” podía hacer el resto, aunque la afición de Lena, en el primer día de libertad tras el cierre perimetral del concejo, también estuvo bastante representada en la parroquia avilesina.

Cristian, desde dentro del área, y Pandiani, disparando desde fuera pusieron el ¡uy! entre la afición local, aunque el Lenense Proinastur no dejó de tener cierta presencia en campo y en área contraria ni cierta sensación de sufrimiento, pero controlado.

Pero si hay una jugada en el Fútbol que iguala fuerzas, categorías y momentos, esa es un córner y en el minuto 85 Santa, tras zafarse de su marcaje y con un testarazo imponente, hacía el 1-1 que parecía cambiar todo el decorado y las inercias a favor del Navarro para los más o menos 600 segundos que iban a quedar.

Es evidente que estaba escrito en algún sitio que hoy era el día del Lenense Proinastur. Cuando se rozaba el 90′, penalti a favor de los verdiblancos, expulsión del portero por arrollar a un rival y… ¿ahora quién lo tira?

Antes de que la mayoría terminara de hacerse la pregunta en su cabeza o entre dientes, Ousmane ya había cogido el balón y, por tanto, la responsabilidad. El marfileño, con clase y cerca de la escuadra, batió a Santi Marcilla, que había entrado en frío, y ponía el 1-2 que fue definitivo de milagro, porque en el 92′ Nuño estrelló en el palo la pelota que pudo suponer el 2-2 y que todos, los de un lado y los del otro, saliéramos con cara de poker de “Tabiella”.

Llámalo suerte, llámalo justicia, llámalo como quieras… pero seguiremos en Tercera. Y, ahora, a competir en la segunda fase por el playoff de ascenso sin presión, pero sin renunciar a nada. Porque como decía, dice y dirá nuestro eslogan de la temporada, El límite está en los sueños y, aunque fuera el último día, en el último minuto, después de tanto sufrir, nos hemos ganado el derecho a soñar.

Leave a Reply