EL LENENSE PROINASTUR SE DA UNA ALEGRÍA EN POSADA (1-2)

POLA DE LENA | DOMINGO, 31 DE ENERO DE 2021 | Fotos: Pilar Estrada

El primer equipo de la Sociedad Deportiva Lenense Proinastur se ha impuesto al del Unión Deportiva Llanera por 1-2 en el choque, correspondiente a la decimoquinta jornada de la Tercera División Asturiana, que se ha celebrado esta tarde en el mítico y peculiar “Pepe Quimarán” de Posada.

Un campo para adaptarse o morir y los verdiblancos optaron por la primera opción casi desde el arranque, pagando unos minutos de peaje, y hasta la última jugada, serios, concentrados, ganando “segundas jugadas” y terminándolas en algo que no permitiese contragolpes, como por ejemplo hizo Luis del Río a los 13 minutos, en el rechace tras un saque de banda. Antes, Javi Torres, que volvía al once inicial, había despejado a córner el primer balón parado de la tarde.

Los de Alfonso, conscientes de que un buen resultado hoy podría tener un valor extraordinario tras las igualadas del mediodía, no dejaron que ningún revés les afectara de más. El primero llego en forma de lesión en el 25′ cuando precisamente Luis del Río, que reaparecía como titular y estaba cuajando una actuación notable, notó una molestia muscular que le obligó a pedir el cambio. Entró por él Carlos Blanco, que acabaría resultando capital en el devenir del choque.

Pasada la media hora, el Lenense Proinastur trazó su primera contra peligrosa (en el segundo tiempo, ya con 1-2 gozó de más para sentenciar), pero el “pase de la muerte” de Jairo fue punteado por un defensa en el momento supremo.

A los 5 minutos de la reanudación, el guardameta local, Raúl Paulino, que se había lucido para desviar un cabezazo de Berto Arias tras un saque lateral, en el tiro de esquina subsiguiente se quedó con el molde, pero su vuelo molestó lo justo a Nacho en su remate de cabeza que se fue lamiendo el palo derecho.

El partido había entrado en una especie de fase de letargo de la que salió súbitamente con los tantos. El 0-1, una obra de arte de contragolpe, llevado por Jose Santullano, y de control, técnica y definición de Carlos Blanco que, igual que nos hizo Iker Alegre hace siete días, buscó el palo largo, pero por raso. Golazo en el minuto 62.

No faltó demasiado para que el propio Carlos Blanco repitiera con el mismo patrón, quizá más escorado, pero su derechazo, esta vez, se marchó por poco. Lo que sí llegaría seis minutos después fue el empate, un espectacular tiro de Javi Sánchez desde “su casa”, nada más controlar, ante el que Javi Torres no pudo hacer demasiado.

Pero hoy el Lenense Proinastur se puso la mandíbula de acero y tampoco ese revés le llevó a la lona, ni tampoco otra lesión, esta de Berto Arias, que junto a Ousmane estaba trayendo de cabeza, nunca mejor dicho, a la zaga ajedrezada.

Precisamente el marfileño fue quien transformó con sangre fría en el 1-2 (para alguno de los aficionados verdiblancos presentes incluso con demasiada) un penalti tan inocente como claro de Guille sobre Pelayo Castañón cuando restaban 4 minutos para el 90′.

Se añadieron cuatro y se jugó hasta el 97′, pero hoy estaba escrito en algún sitio que al Lenense Proinastur, por un domingo, le tocaba recoger exactamente la cosecha que sembraba. Un triunfo de prestigio en un campo donde un visitante no ganaba desde diciembre de 2019.

Leave a Reply