EL LENENSE PIERDE EL PARTIDO Y LA “MANO” PARA LA ÚLTIMA JORNADA

OLLONIEGO (OVIEDO) | DOMINGO, 12 DE MAYO DE 2019 | FOTO: Pilar Estrada

El primer equipo de la Sociedad Deportiva Lenense Proinastur ha caído derrotado en su visita al Nalón Club de Fútbol por 2-1 en el choque, correspondiente a la penúltima jornada de la Regional Preferente, que se ha celebrado esta tarde en el campo “Fumea Lolo Rodríguez” de Olloniego.

Un gol de César en el último segundo del tiempo de prolongación ha condenado a los de Alfonso Arias que no sólo perdieron el partido, sino también la posibilidad de depender de sí mismos el último día para ascender a Tercera División.

La tensión fue altísima en el campo y en la grada, donde se hicieron notar decenas de aficionados de Lena durante los 94 minutos que duró la contienda, bronca a veces. La primera tarjeta del encuentro se la llevó el local Eneas, que hizo méritos para ser expulsado antes de ser sustituido en el segundo tiempo, pero el colegiado, Pérez Albuerne, que no determinó el resultado, pero sí se mostró un tanto casero en la balanza de criterios, no se atrevió ni a la primera, ni a la segunda, ni a la tercera.

El Lenense Proinastur dio más sensación general de dominio y de peligro en el primer acto, pero el balance de ocasiones resultó equilibrado. Las mejores opciones del Nalón llegaron en una vaselina que Héctor sacó sobre la línea de gol y en un par de contras que acabaron con disparos que no cogieron portería. Del lado hoy rojillo, las más clara de todas, un tiro de Sergio Villanueva con rosca y al palo “largo” desde dentro del área que obligó a lucirse a Bengoa para desviar a saque de esquina.

El paso por los vestuarios pareció sentarle peor a los de Fonso, aunque pasaron ese mal momento defendiendo con orden, que era la principal premisa de la tarde. Al cuarto de hora, Berto ganó un balón largo y tiró al larguero del Nalón, que haría lo propio cinco minutos después tras una carambola en el área. En la jugada siguiente, en un esférico suelto, Gonzalo haría el 1-0 que desataba el delirio en la afición local (minuto 65).

Tocaba remar contra corriente para, al menos, no irse de vacío. Llegaban noticias de que el Navarro estaba igualando en Andés y eso convertía un empate en “Fumea” en un extraordinario botín.

Los de casa intentaron, lógicamente, bajar las pulsaciones al partido arañando todos los segundos posibles en cada parón, pero Abraham Rodríguez, casi nada más entrar en el terreno de juego, haría de cabeza, a falta de 12 minutos, el 1-1 aprovechando un balón suelto tras un centro de Héctor y se abría un nuevo escenario.

En un par de contragolpes, ni Miguel Pérez ni Pablo Sánchez supieron como batir la portería de los de Olloniego con todo a favor y como el Fútbol es como es, castigó a nuestro equipo con la vara de hierro del 2-1 en la última jugada de un pírrico añadido, en un error de atención en las marcas que dejaron a Rafa de Diego indefenso.

Hoy no hay consuelo. Así tiene que ser porque el revés puede ser demasiado grande, pero mañana ya habrá que pensar en cómo ganar al Berrón para, al menos, asegurar el cuarto puesto y no perder la ocasión de aprovechar un tropiezo del Navarro o una derrota del Urraca, por poco probable que ahora parezca. Por eso mismo, porque el Fútbol es como es y a lo mejor no quiere dejarnos sin premio después de pelear tanto.

FICHA DEL PARTIDO

Deja tu comentario