EL LENENSE CAE CON HONOR ANTE UN CONTUNDENTE VETUSTA (4-2)

LA PEDRERA (OVIEDO) | DOMINGO, 21 DE NOVIEMBRE DE 2021 | FOTOS: Pilar Estrada y Rubén

El primer equipo de la Sociedad Deportiva Lenense Proinastur ha encajado su segunda derrota de la temporada tras caer en “El Requexón” ante filial del Real Oviedo, por 4-2, en el choque correspondiente a la decimocuarta jornada de la Tercera RFEF.

Tras 20 minutos de tanteo y pocas concesiones, con el Vetusta acoplándose a un sistema con tres centrales ,que su míster, Jaime Álvarez, nunca había usado, empezaron a caer los goles.

En dos minutos desgraciados, los verdiblancos encajaron el 1-0, tras un tiro de esquina que pegó en el palo y dejó una pelota muerta muerta que ni Dani Fernández ni Charly ni Julio acertaron a despejar y que Lucas Laso, aprovechando el desconcierto, sí alojó en la red rebañando con la puntera, y el 2-0, un centro de Viti por la izquierda que David Iglesias recogió por el otro costado para volver a colgar y que Chus, cabeceando desde la frontal del área pequeña, enviara el cuero a la red, cerca del palo contrario.

La tarde pintaba mal para los nuestros tras sólo media hora de juego, pero como ya se da por sentado por los mentideros de la categoría, el Lenense Proinastur de Alfonso Arias siempre compite. Y compitió mientras le dejaron.

No habían pasado ni dos minutos cuando Álvaro Sánchez robó un balón en el centro del campo para asistir a Berto Arias en profundidad que, con fe para pelear la bola ante el tacle de Mangel y temple para elegir el palo largo, batió a Hórreo y estableció el 2-1.

Toda la suerte que le faltó a Mangel en esa jugada le acompaño para que, en el minuto 39, los astros del Fútbol dirigieran cerca de la escuadra un trallazo suyo de esos que se ensayan con el primer propósito de acabar la jugada, pero que, a veces, acaban subiendo al marcador.

El autor del 3-1 también fue protagonista en el 45′ de un penalti que parecía más justito que justo sobre Pedro Cejudo que Pablo Sánchez transformó en el 3-2 pero, visto lo visto luego, este fue clarísimo.

Casi nada más reanudarse el choque tras el descanso, René Pérez se sacó un disparo de rosca desde la frontal que el poste escupió evitando un 4-2 que hubiera dejado a los presentes y a los televidentes sin el toma y daca de carbayones y verdiblancos durante el segundo acto, hasta que en el 78′ el árbitro, Pérez Albuerne, convirtió en un bochornoso penalti del guardameta Dani Fernández una escandalosa “cama” de Javi Cueto sobre Dani Fernández que, cómo sería, dejó flipados a los jugadores del Vetusta, a los del Lenense Proinastur, a los técnicos de ambos conjuntos, al público y a los narradores de Real Oviedo TV.

Fue el propio pichichi in pectore tras la marcha del llanisco Ariel al Mirandés, el que no desperdició el regalo anticipado que le cayó y puso el 4-2 y la puntilla a un Lenense Proinastur que, ahí sí, antes de hacerse sangre sobre qué hubiera podido pasar en los últimos quince minutos con un gol de desventaja, prefirió templar nervios y enfriar cabeza pensando en otro compromiso de órdago que le espera el domingo que viene, bien tempranito (11:45 horas), en Pravia.

Leave a Reply