EL FÚTBOL SE PASA DE CRUEL CON EL LENENSE PROINASTUR (1-2)

POLA DE LENA | 3 DE ENERO DE 2021 | FOTOS: PILAR ESTRADA Y JAVI

El primer equipo de la Sociedad Deportiva Lenense Proinastur ha llegado al ecuador de su subgrupo con una nueva derrota, en esta ocasión en casa, por 1-2, ante la Sociedad Deportiva Navarro.

Vaya por delante que creemos bastante más en el trabajo que en la suerte, pero lo de este equipo es para pensar en brujas, meigas, males de ojo y todo lo esotérico que pueda justificar que el rival te gane en el descuento metiendo dos goles tirando una sola vez a puerta.

El choque, después de un emotivo recuerdo y minuto de silencio por el eterno descanso de don Emilio Durán, socio número 8, fallecido el día de Navidad, empezó bastante equilibrado y, casi, sin ocasiones. Sólo hay que reseñar en el primer cuarto de hora un remate de Cristian de la Mata ligeramente desviado a un centro muy llovido de Jose Santullano y un cabezazo flojo de Edrosa que atrapó sin dificultades Doldán, que hoy disputó su primer partido esta temporada defendiendo el arco verdbilanco.

A partir de ahí, muy poco a poco, los de casa fueron entornando la balanza a su favor y acercándose cada vez con más peligro a la portería de Santi Marcilla, siendo el culmen un remate de Julio en el segundo palo al filo del descanso que se estrelló en el travesaño, botó sobre la línea de gol y salió antinaturalmente disparado hacia fuera.

Tras el descanso, la contienda se reanudó con la misma tónica y, a los tres minutos, cayó la recompensa que bien se estaba mereciendo el bloque de Alfonso Arias. Una falta lateral acabó dejando un balón muerto en el área que el debutante Otero, que había subido a rematar, alojó en la portería pegado al palo para establecer ese 1-0 que apenas duraría tres minutos.

Ahí empezó el verdadero Show de la Crueldad con el Lenense Proinastur. Nacho Prieto realizó una cesión algo comprometida a Doldán, cuyo despeje pega en Polo, que venía presionando, con tan mala uva que se acaba colando en su propia portería. Por evitable que pudiera haber sido todo, que en buena parte lo fue, de cien veces que esto pasa entra una o ninguna. Al Lenense, por supuesto.

Por supuesto que no quisieron entrar ni un “mano a mano de Varietti”, que se estrelló en el pie de Marcilla, ni un cabezazo de Jairo a renglón seguido y con todo a favor, ni una de Berto Arias, que se marchó como aquella del día del Ceares…

Y en el 93′, ya el acabose. De un balón al poste de Berto Arias que pudo ser el 2-1 al 1-2, otra vez de la manera más rocambolesca. Un despeje de la zaga verdiblanca rebotó en un compañero con tal violencia y capricho hacia campo propio que habilitó a dos atacantes del Navarro que se habían quedado descolgados para que uno, Álvaro, acabara batiendo sin remisión a Doldán. Sin tiempo para más.

Hoy, en el vestuario y en la oficina, lagrimas y esa sensación de que te quieres encerrarte con siete llaves y de que odias el Fútbol. Mañana habrá dos opciones, asumir esta cigüa o seguir trabajando y luchando contra ella. Nosotros, como ya escribimos antes, somos y seremos siempre más de la segunda.

Leave a Reply