EL ARBITRAJE LE DIO EL ÚLTIMO EMPUJÓN A UN AVILÉS SUPERIOR (1-3)

POLA DE LENA | DOMINGO, 28 DE FEBRERO DE 2021

El primer equipo de la Sociedad Deportiva Lenense Proinastur ha caído derrotado por 1-3 ante el del Real Avilés Industrial en el choque, correspondiente a la decimonovena jornada del subgrupo 1 de la Tercera División asturiana que se ha celebrado este mediodía en el Estadio “El Sotón” y que estuvo precedido de un sentido minuto de silencio en memoria del histórico portero verdiblanco Juanjo de la Lama, fallecido esta semana.

Empezamos explicando el titular, que dice lo que quiere decir. Los de “La Villa del Adelantado” fueron superiores en Fútbol y ocasiones a los de casa, pudieron decantar el partido antes, pero fue una falta pitada al revés en el borde del área del Lenense Proinastur, ya en el descuento, la que desniveló decisivamente el empate que lucían las tablillas del marcador.

El partido era importantísimo para los dos, pero para un histórico como el Real Avilés Industrial, con su presión y su presupuesto, no fallar era todavía más vital que para los verdiblancos, que están en otra guerra, ni menos apasionante, ni motivante ni merecedora de respeto, la suya.

Los de Luis Rueda salieron a dominar el juego desde el principio ante el bloque de Alfonso Arias, que se había preparado para ello tras estudiar sus virtudes y defectos y los de su rival, que con el relevo en el banquillo ha cambiado cosas, aunque la calidad de base sigue siendo la misma. O incluso mayor, con la llegada de Cedric, futbolista con pasado en LaLiga y una velocidad endiablada que estuvo gris, pero terminó apareciendo en el momento clave.

La primera gran ocasión de la mañana fue visitante, del belga Napoleone, que cazó un balón suelto a media altura en el borde del área y lo voleó al travesaño del arco defendido por Javi Torres, que bastante trabajo acabaría teniendo luego.

En el minuto 22, nuestro guardameta, ex realavilesino, atraparía un remate de Prendes, pero nada pudo hacer cuatro más tarde, cuando Joao, tras presionar robó un balón que no tendría que haberse complicado tanto en nuestro lado derecho, ganó línea de fondo y su centro, raso y fuerte, como mandan los cánones fue rematado por Pereira, lanzándose con todo, en el segundo palo.

Curiosamente, el 0-1 desencorsetó al Lenense Proinastur, que empezó a gestionar mejor y a intentar más cosas con los balones que era capaz de llevar a campo contrario.

A cinco para el descanso, en una falta lateral pero lejana, Pablo Sánchez se sacó un servicio extraordinario que Otero peinó mínimamente, lo justo para despistar a Davo Armengol que, al doblar bisagra para quitársela de encima, se la dejó en los pies a Nacho que tras un remate y dos rechaces logró desviarla hacia la posición de Otero que, con la cabeza y libre de marca, firmaría la igualada.

El guión continuaría siendo el mismo tras el paso por los vestuarios. El Real Avilés Industrial intentando ejercer de equipo grande, a dominar, y el Lenense Proinastur dispuesto a sufrir en defensa para buscar petróleo en una contra, balón parado o jugada aislada.

El primer intercambio de golpes, nada más reanudarse la contienda, fue un disparo alto de Oliveira y un córner botado por Pablo Sánchez que quería ser gol olímpico y le faltó poco.

Después de que los de casa desperdiciaran un contragolpe “tres contra dos”, vino una fase en la que los visitantes subieron la intensidad y, fruto de ello, vino un indiscutible penalti de Javi Torres sobre Natalio que el propio delantero se encargaría de ejecutar para que el guardameta verdiblanco se luciera despejando con la puntera y dando una vida extra a los suyos para intentar luchar por sacar algo positivo en la media hora que restaba.

En ese rato, los de Alfonso Arias supieron ordenarse en el balance defensivo y controlar la situación hasta que, ya en el descuento, vino lo ya explicado, el 1-2, obra de Cedric de una falta directa inventada por el colegiado, Blanco Rodríguez, que además expulsó al mister local por decirle lo que era una evidencia, que su criterio y su trato, y el de sus compañeros de labor, estaba siendo desigual tanto en lo que pasaba en el campo como en los banquillos.

Con los de casa tocados y volcados sin tiempo, Natalio encontraría el espacio en la retaguardia del Lenense Proinastur para firmar el 1-3 que acabaría siendo definitivo.

Leave a Reply