COMUNICADO OFICIAL DE LA COMISIÓN GESTORA

POLA DE LENA | 19 DE FEBRERO DE 2019 

Tras la sanciones, a nuestro juicio, exageradas, injustas e injustificadas recibidas esta tarde por parte del Comité de Competición de la RFFPA, a consecuencia del acta redactada por el colegiado Pablo Onís Prieto, de la delegación de Oviedo, a la conclusión del partido de Regional Preferente entre nuestro primer equipo y el Ribadesella Club de Fútbol, la Comisión Gestora de la Sociedad Deportiva Lenense Proinastur quiere aclarar lo siguiente:

  • Esta Comisión Gestora acata y acatará siempre las resoluciones de dicho Comité, incluso cuando no las comparta, como es el caso.
  • Esta Comisión Gestora, en tiempo y forma, envió un escrito de alegaciones que estará a disposición de los socios para su consulta, pero que se resume en estos cuatro puntos.
    • El colegiado del encuentro no mostró a nuestro delegado la versión definitiva del acta federativo para dar su conformidad, sino una en la que sólo aparecían alineaciones, cambios, amonestaciones y goles. Todo lo que escribió en el apartado de “incidencias”, lo hizo a posteriori de la revisión con nuestro delegado que, obviamente, de saberlo, no hubiera transigido.
    • El árbitro, faltando a la verdad, denuncia en dicho acta falta de protección, una invasión del vestuario y una agresión a uno de sus asistentes en su retirada del terreno de juego, cuando él y sus dos jueces de línea fueron acompañados desde el césped a su habitáculo por nuestro entrenador, nuestro delegado de equipo, nuestro coordinador de Fútbol Base y nuestro presidente. Nadie no acreditado penetró ni en el terreno de juego ni en esa zona. La agresión nadie más que ellos la percibió y eso nos llena de rabia porque, de ser cierta, nos encantaría que hubiera identificado a su autor para suspenderle de militancia en el club, si es que gozara de ella, sea cual sea su grado, o en caso contrario, prohibirle la entrada a nuestras instalaciones, ya que nuestra tolerancia con la violencia está por debajo de cero.
    • En su redacción, don Pablo Onís Prieto obvia el gesto, pulgar hacia arriba en señal irónica de conformidad, que su asistente número 2, don Ángel Vázquez Gayol, exhibió en la retirada de vestuarios a las 20 – 30 personas que, en efecto, se acercaron a la barandilla del pasillo de césped sintético que conduce al vestuario arbitral, provocando una mayor animosidad y crispación. Dicha actuación fue censurada en el mismo momento por uno de los miembros acreditados del club, entendiendo que resultaba inapropiada e impropia, más por parte de uno de los encargados de impartir justicia y dar fe de todo lo que sucede en un recinto deportivo en un partido oficial.
    • Por razón que desconocemos, el colegiado principal demuestra cada vez que arbitra al primer equipo de la Sociedad Deportiva Lenense Proinastur una animadversión enconada hacia uno de nuestros jugadores, con el que coincidió cuando era futbolista en el juvenil del Caudal de Mieres. La primera vez que nos pitó, en octubre, le expulsó. El pasado domingo no le señaló ninguna falta a favor, hecho curioso y más cuando la media de faltas recibidas por dicho jugador en lo que llevamos de Regional Preferente es superior a las seis por encuentro.
    • En las dos ocasiones que Pablo Onís Prieto acudió a Pola de Lena a realizar labores arbitrales este solicitó a la directiva invitaciones para que varios familiares y amigos pudieran acudir al partido sin pasar por taquilla, seis en octubre y cuatro el pasado domingo, situación incómoda para la directiva y moralmente reprochable, más ahora que las cuestiones de integridad están tan al orden del día. Un árbitro solicitando un paquete de entradas cuando viene a cumplir con una función remunerada.
    • En su resolución, el Comité de Competición viene a explicar, a groso modo, que lo que recoja el árbitro en su acta es lo único que vale, salvo que haya pruebas fotográficas o videográficas grabadas con calidad, algo que como todo el mundo sabe, brilla por su ausencia en estas categorías. El testimonio de personas con más de setenta años de vida y entre diez y treinta como directivos, dejando de lado a sus familias para dedicar su tiempo al Fútbol y, sobre todo, al Fútbol Base, tiene credibilidad administrativa cero.

Por todo esto, solicitamos:

  • Al Comité Técnico de Árbitros, que nunca más vuelva a designar a este colegiado, Pablo Onís Prieto para arbitrar a nuestro primer equipo, ni como local ni como visitante.
  • A nuestros aficionados que, por si acaso y en adelante, graben con sus teléfonos móviles todos los vídeos que puedan en los encuentros de nuestro primer equipo, tanto en el transcurso del juego como en el momento de la retirada a vestuarios de jugadores y árbitros. En la comisión gestora no tenemos a ningún miembro libre de funciones para hacerlo y nuestra economía “de guerra” no nos permite contratar a ningún profesional que lo haga.
  • Y a nuestros jugadores, que sigan defendiendo la verdiblanca con la misma entrega y orgullo, que mantengan una línea de colaboración y respeto con el estamento arbitral y que se dediquen única y exclusivamente a entrenar y a jugar. Sólo desde la tranquilidad se conseguirá el objetivo con el que todos soñamos, sobre todo ellos y los directivos del club, Domingo, Heriberto, Miguel y Heri,  que hoy aguantan lágrimas de rabia por verse envueltos en una película basada en hechos irreales.

Queremos aprovechar las últimas líneas de este comunicado para mostrar nuestro agradecimiento a todos aquellos representantes de clubes, de la comarca y fuera de la comarca, que nos han trasladado su cariño, su solidaridad y nos han ofrecido sus instalaciones para la celebración del partido que tendremos que afrontar en el exilio.

LA COMISIÓN GESTORA

Deja tu comentario