BROCHE DE ORO PARA UNA TEMPORADA ILUSIONANTE (1-3)

POLA DE LENA | 9 DE MAYO DE 2021 |Foto: Pilar Estrada

El primer equipo de la Sociedad Deportiva Lenense Proinastur ha despedido la temporada 2020 – 2021 imponiéndose a domicilio al Real Titánico, por 1-3, en el choque, correspondiente a la sexta jornada de la segunda fase de la Tercera División asturiana, que se ha celebrado esta tarde en el campo municipal “Las Tolvas” de Pola de Laviana.

El partido, que se presentaba casi como un trámite, no fue para nada tal y de ello se encargaron desde el principio los locales, que salieron intensos y asfixiantes ante unos verdiblancos, hoy verdinegros, que se vieron superados y sin el punto de acierto y contundencia necesario en los para achicar aguas lejos de su portería.

A raíz de uno de esos despejes defectuosos vino, a los 5 minutos, el 1-0. Un pase al hueco a la espalda de los centrales, un pase raso al segundo palo, un remate de Mario que desvía Javi Torres y otro, ya de gracia, de Samu, atento al rechace, que acabó en la red tras tocar en Otero y en el poste.

El sopapo del gol y la lluvia, que empezó a arreciar, parecieron despertar a los de Fonso y Baquero, que empezaron a encontrar vías hacia las inmediaciones del arco local.

Un remate de primeras de Ousmane que se marchó rozando el palo, tras una gran jugada trenzada entre Julio, Berto Arias y Pablo Sánchez, constituyó, en el minuto 11, el primer aviso visitante. Dos después, el pie de un defensa desvió un tiro de Luismi que llevaba mala idea y buena dirección

Como ya pasó en “El Sotón”, la envergadura y la brega del dúo de delanteros del Lenense Proinastur, Ousmane y Berto Arias, fue sacando, poco a poco, de sitio y de quicio a los zagueros lavianeses.

En el minuto 25, el marfileño les comió la tostada en un balón largo y se sacó un tiro cruzado que se estrelló en el poste. A renglón seguido, Berto Arias controló y voleó alto un balón servido desde la banda por su “pareja de baile” atacante y, a la tercera, un minuto después, la vencida, llegaría el 1-1.

Gito, que cuajó una notable actuación en la que fuera su casa, estuvo más “vivo” que ninguno para sacar rápido una falta a la carrera de Berto Arias, que ganó línea de fondo y logró centrar para que Pablo Sánchez prolongara de tacón y Luismi remachara a gol con un”pase a la red” con el interior.

El equilibrio en el marcador pasó a reflejarse también en el césped y entre duelos individuales, balones parados y despejes se acabría llegando al descanso.

Casi nada más reanudarse el choque, en el primer tiro de esquina, Pablo Sánchez estuvo a punto de sorprender a De Diego, pero la manopla del ex guardameta verdiblanco evitaría el gol olímpico.

El Lenense Proinastur fue dándose cuenta con el transcurso de los minutos de que juntar pases era el mejor antídoto posible para el ímpetu y la superioridad física del Titanic y, a falta de veinte para el 90′, cuando más suyo era el balón, llegó la expulsión de otro ex de “El Sotón”, Hugo que, en teoría, iba a terminar de inclinar la balanza.

Y escribimos “en teoría” porque, como ya ocurriera hace siete días ante el Urraca, los primeros minutos de superioridad numérica parecieron sentarle peor al Lenense que a su rival. Mejor, desde luego que no porque un paradón de Rafa de Diego a tiro de Nacho desde la frontal fue replicado por los de casa con dos ocasiones en menos dos minutos. Primero, un pase filtrado a la carrera de Pibe que, afortunadamente, definió pronto, flojo y mal y, después, un trallazo de Mario desde fuera del área al poste más alejado que obligó al lucimiento a Javi Torres.

Faltaban sólo tres minutos para que se cumpliera el tiempo reglamentario cuando un saque de banda kilométrico de Carlos Díaz fue despejado por un central, cabeceado en semifallo por Pablo Sánchez y empalado a gol por Luis del Río desde la frontal para establecer el 1-2.

Ya en el 45′, en una contra lanzada por Nacho, el delantero mierense pasaría a ejercer de asistente para que Jairo cabeceara e hiciera el definitivo 1-3 que significa un broche dorado para una muy buena e ilusionante temporada de nuestro primer equipo, de esas que pueden servir para intentar construir algo incluso mejor para el futuro.

Leave a Reply